25 Julio 2014

Facebook Twitter

SIGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

facebooktwitter

EL TIEMPO

An error occured during parsing XML data. Please try again.
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy8361
mod_vvisit_counterAyer13347
mod_vvisit_counterSemana77010
mod_vvisit_counterSemana pasada120719
mod_vvisit_counterEste mes425012
mod_vvisit_counterMes pasado476805
mod_vvisit_counterResumen final19685533

Tenemos: 71 invitados, 42 bots en línea
Fecha: Julio 25, 2014
Martes, 04 de Junio de 2013 04:47

Reynaldo Hernández Rosa: ORDEN DE ARRESTO NO ES IGUAL A ORDEN DE CONDUCENCIA

Escrito por  Víctor Mañana
Vota este articulo
(0 votos)

ORDEN  DE  ARRESTO NO  ES IGUAL  A  ORDEN  DE  CONDUCENCIA…..

Reynaldo  Hernández  Rosa

NAGUA.-Un ex Procurador Fiscal, hoy en  calidad de  docente, nos  relataba en  las  aulas  que  cuando entregaba una  orden  de  arresto  a la  policía judicial,  le  advertía  que  la  misma  ¨¨no  era  una  orden de  muerte, de  maltratos, de  abusos, sencillamente, le  reiteraba, traérmelo  ante  mi presencia¨¨.

Esto, conociendo  de la  aun  mentalidad  ¨¨trujillista¨¨  con  que  forman  a los  miembros  de la  uniformada, máxime,   cuando  se le ordena  apresar  a  un  imputado, amén  del ilícito penal  cometido.

El  introito  viene  a colación ante  la  confusión  que de manera   cotidiana  vienen  haciendo  muchos  periodistas, comunicadores,  programeros y   alcahuetes  enganchados  a productores  de  radio y  televisión,  cuando  asocian la  ¨orden  de  arresto  con la  orden  de  conducencia¨¨, como  si  fueren  acciones  jurídicas iguales,  no  obstante,   estas,  con marcadas  diferencias.

El  artículo  199 del  Código  Procesal  Penal  establece ¨¨si  debida y  regularmente  citado,  el  testigo,  ( no imputado) no  se  presenta a prestar  declaración, el  juez  o tribunal o el ministerio  público durante  el procedimiento preparatorio puede  hacerlo  comparecer  mediante  el  uso  de la fuerza pública.

¨¨La  conducencia no puede  prolongarse más  allá  del  agotamiento  de la  diligencia o  actuación  que la  motive¨¨.

Empero,  la  orden  de  arresto la  solicita  el  ministerio  publico o el   querellante  al  tribunal  o el juez,  en los  casos  de acción   pública a un imputado. Es  decir,  mientras  la  conducencia  se  requiere  a  un  testigo,  perito,   interprete, etc,  que  debe comparecer  en un proceso,   dado  que  fue  citado  y  no  compareció al mismo. Con  la  orden  de  conducencia el destinatario  es un testigo.

El magistrado  Ignacio P. Camacho Hidalgo,  juez  de la Suprema Corte  de Justicia,  en su  atinado   Código  Procesal  Penal  Anotado reseña  que   la  conducencia  está  destinada  a una  persona  que  debe participar  en un proceso, empero, que no puede  prologarse,  sino  que  termina  tan  pronto   la  diligencia   para  la cual sea  requerida  la persona sea  cumplida.

Igualmente,  afirma  el  pupido  magistrado  Camacho Hidalgo,  que en ambos  casos,  las  fuerzas policiales son las  encargadas de  hacer  cumplir  tales acciones,  siempre  y cuando  la persona  requerida  ha  sido  válidamente  citada,  empero,  no compareció  voluntariamente   a la  actividad  procesal  requerida.

Ahora bien,  no podemos  confundir, al igual,  el  arresto  con la  orden  de arresto.  No  explicamos: el  artículo  224 del  CPP es  preciso  y  claro  en cuanto  al  arresto,  el  cual  especifica   que la  Policia    debe  proceder   al  arresto  de  una  persona  sin orden  de arresto  judicial, cuando  la  persona  es  sorprendida   en el momento  de  cometer  el hecho……Si  se ha evadido de un establecimiento  penal ….. Si  tiene  en su poder  objetos, armas,  instrumentos,  evidencias o papeles  que  hacen  presumir razonablemente  que  es  autor…….¨¨¨

En  tanto,  refiere la  doctrina   que  el arresto   es  una medida  cautelar de  naturaleza   personal  y  de  corta  duración   que  puede  adoptar  el juez,  el ministerio  publico,  la policía y  aun  los particulares, estos  últimos  poniéndolos  de inmediato  en manos  de la  autoridad  judicial, ello,  solo limitando  la libertad  del imputado. Como  ejemplo citamos  cuando  una persona  es  sorprendida en flagrancia, siendo el mismo inmovilizado  por  personas  que  actuaron   ante  el  ilícito  penal.

Fecha de última modificación Martes, 04 de Junio de 2013 05:06

Deja un comentario